Blog

Ejecución de la idea en un negocio digital

01 Ago 2017 | APPs, Desarrollo, Diseño UX/UI, IOT, Marketing digital, Soluciones binima

Doy por hecho que todas o casi todas las personas que quieren emprender en el mundo digital tienen una idea, más brillante o menos, mucha ilusión y ganas de ponerla en marcha. La mayoría de las veces quieren llevarla a cabo lo más rápido posible, lo que puede estar bien, pero no tienen en cuenta todas las variables que entran en juego y que van a determinar el éxito o no de su proyecto. Lo del dinero para mi entra en segundo plano, y la mayoría de los emprendedores tienen recursos escasos que hay que maximizar.

Durante muchos años atrás había pensado que cuando emprendes en el mundo digital lo importante es la idea. Te sientes con fuerzas y muy ilusionado, y piensas que con la idea está prácticamente todo hecho.

Había escuchado y leído varias veces que las ideas no se pueden producir en masa, que la gente sin ideas te dirá que la tuya es imposible de realizar, y que por eso se premiaba tanto a la gente con buenas ideas. Todas estas afirmaciones, ciertas bajo mi punto de vista, no hacían más que refrendar mi creencia; lo importante es la idea.

Tengo que deciros que estaba equivocado, y estaba equivocado hasta tal punto que no llevé a éxito varios proyectos que a priori olían muy bien, y los motivos estuvieron ligados a la elección de mi equipo de trabajo y a la ejecución y desarrollo del modelo de negocio, partes de las fui totalmente responsable y entono el mea culpa.

Os cuento todo esto porque hace unas semanas se presentaron en nuestra oficina dos chicos muy jóvenes, dieciocho años cada uno, y querían exponernos su idea de negocio para llevarla al mundo digital a través de una APP

Ejecución de la idea en un negocio digital Clic para tuitear

Son los emprendedores más jóvenes con los que he tratado nunca y la verdad es que me sorprendieron gratamente por varios motivos y no tan gratamente por otros.

Se me olvidaba, un buen amigo común y colega de profesión les había hablado de nosotros, y nos habían llamado por teléfono para concertar una reunión.

Les explicamos como trabajamos en Binima y posteriormente nos expusieron su idea de negocio, la cual pretende resolver una necesidad que tiene la gente de entre 16 a 30 años, y nos pareció una idea muy interesante.

Comenzaron a desarrollar el modelo de negocio, y como siempre, nosotros preguntamos muchas cosas que ellos iban respondiendo con bastante aplomo y firmeza. Surgieron nuevas ideas, algunas ya contempladas por ellos y otras no, y escribimos en un documento todo lo que íbamos hablando.

Les planteamos porque no desarrollar primero una página web y después, y si el proyecto iba cogiendo fuerza y teníamos métricas bonitas, se podía trasladar la idea a una aplicación móvil. Ellos lo tenían muy claro y nos dijeron que ese proyecto ellos no lo ven en una web, que la gente de su edad está con el móvil todo el día y quieren la inmediated de una APP para acceder a la información que quieren consultar y a partir de esa información tomar decisiones en la propia APP.

La verdad es que nos convencieron totalmente y pasamos a preguntarles por su equipo de trabajo y por como habían pensado llevar el proyecto adelante.

Su idea era tener en las Stores la APP antes de navidades y querían comenzar cuanto antes.

Les explique de nuevo la dificultad de tener éxito en este tipo de proyectos y que es muy importante el equipo y la ejecución de su idea de negocio, y nos trasladaron que ellos comenzaban en septiembre en la universidad, y en ciudades diferentes.

Estoy seguro que les sorprendería mi cara cuando termino uno de ellos la frase, y me salió del alma decirles; ¿vais a llevar a cabo este proyecto tan ilusionante y los dos vais a comenzar a estudiar en la universidad? Ellos afirmaron con la cabeza y yo les dije que me parecía una muy buena opción estudiar y que quizás es lo que debían hacer ahora, pero que ¿como iban a hacer para desarrollar el proyecto, llevarlo a éxito y estudiar a la vez?

Estuvimos un rato más hablando sobre el tema y creo que no les convencimos, ya que tienen las ideas demasiado claras. Tratamos de ser lo más claros y honestos posible y hemos quedado en volver a hablar, pero a priori me parece muy complicado llevar a éxito un proyecto de esa magnitud si no estás volcado en cuerpo y alma en su ejecución, y apoyado por un equipo profesional y competente.

El tiempo es ese juez insobornable que da y quita razones.

Twittear esta post Clic para tuitear
Ignacio Merino

Proyecto común y compartido

Ignacio Merino

CEO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *